Conecta con nosotros

El posible escaño en el Senado de Antonio Silván le convierte en aforado pero ‘enreda’ internamente en el PP leonés

Publicado

el

Antonio Silván junto al empresario imputado en la Operación Enredadera, José Luis Ulibarri. / Carlos S. Campillo / ICAL

 

 

Fue la sorpresa -más o menos prevista en las últimas semanas- en las listas de la formación Popular para la repetición electoral del 10 de noviembre.
El PP ha variado a sus cabezas por la provincia de León al Congreso y al Senado, algo no muy habitual escasos meses después de la anterior convocatoria a las Generales en primavera.

Lo de José Miguel González viene de ‘arriba’, y ya Pablo Casado le había puesto al frente del PP leonés para ‘corregir’ y tutelar el desastre de dirección de Juan Majo, que tuvo como plasmación uno de los mayores batacazos electorales en la provincia en las Municipales de mayo. En el seno de la formación se puede decir que fue bien acogido y casi como un alivio. Seguro estará prestando mas atención a sus compañeros de filas de la que dispensaba Majo.

El caso de Silván es distinto. Circunstancialmente lograr escaño en el Senado otorga al exalcalde de León aforamiento judicial. Le ‘blinda’ pero deja una corriente más ruidosa de crítica dentro del partido de la que ya se viene fraguando tras las Elecciones locales.
Y es que parte de la militancia considera injusta la candidatura como nº1 al Senado para un candidato que perdió, de forma contundente, la alcaldía de Léon siendo regidor y en la época en que se estrenó el AVE, se consolidó el Parque Tecnológico o se logró el año de la capitalidad gastronómica para la ciudad… Su aparición en el Sumario de la Enredadera pudo haber mermado apoyo del electorado.

Y por ello parte de la militancia advierte: ser número 1 no garantiza el sillón y por tanto el aforamiento. El voto es nominal al Senado y temen que esta circunstancia ‘curiosa’ pueda terminar por producirse y ser noticia.

Y luego está lo otro; si sale elegido, si se va a Madrid y encuentra acomodo en el Senado, aunque tenga aforamiento si lo de la Enredadera se ‘enreda’ para él, ¿han pensado en lo complejo que va a resultar gestionar la exposición mediática que enfocaría la posible renuncia al escaño de la Cámara? . Si lo han hecho por estrategia, quizás terminen por abrir dos frentes: uno a la persona, y otro político.

 

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest