Conecta con nosotros

Castilla y León registra un déficit del 0,81% del PIB hasta junio

La Comunidad necesita 493 millones para financiarse, 13 más que el pasado año

Publicado

el

 

La Junta de Castilla y León tuvo unas necesidades de financiación de 493 millones de euros hasta junio de este año, 13 millones más que en el mismo periodo de 2018, lo que supuso un déficit del 0,81 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) autonómico, cuando un año antes se situó en el 0,82 por ciento, según los datos difundidos hoy por el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

El objetivo de déficit para todo el año es de 0,3 por ciento. Castilla y León se comportó por encima del conjunto de las autonomías, que incurrieron en un déficit de 7.938 millones de euros, el 0,63 por ciento del PIB global; cuando un año antes había solicitado 7.197 millones, el 0,6 por ciento sobre el PIB.

Los recursos se han incrementado un cinco por ciento, destacando el incremento del ocho por ciento de los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio y de las transferencias recibidas de otras administraciones públicas, que crecen un 6,1 por ciento, principalmente las relacionadas con el sistema de financiación (aumentan un 4,1 por ciento).

Los empleos registraron un aumento del 5,4 por ciento, con un importe acumulado de 88.883 millones (4.588 millones más). Destacan, la remuneración de asalariados, que crece un siete por ciento debido, entre otras causas, a que la subida salarial de 2018 no se llevó a cabo hasta julio 2018 con la entrada en vigor de la Ley de PGE, mientras que en 2019 el incremento salarial es del 2,25 por ciento sobre el vigente a finales de 2018.

Por otro lado, los consumos intermedios aumentan el 1,5 por ciento y el gasto en transferencias realizadas a otras administraciones públicas se eleva un 10,1 por ciento, con un volumen de 7.739 millones, debido fundamentalmente al incremento del 17,5 por ciento de las transferencias a las Corporaciones Locales y al aumento del 4,9 por ciento de las transferencias efectuadas al Estado por el sistema de financiación, que han pasado de 3.948 millones a 4.143 millones.

Por ultimo destacar la evolución del gasto social, incluyendo prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales en especie y transferencias sociales en especie, que aumenta en conjunto un 3,3 por ciento, principalmente por el aumento del gasto en conciertos educativos en un 5,1 por ciento, del gasto farmacéutico en un 1,8 por ciento, y del gasto en conciertos de asistencia sanitaria en un 5,5 por ciento.

En los siete primeros meses del año el Estado ha registrado un déficit de 13.922 millones, un 20,9 por ciento inferior al existente en el mismo periodo de 2018. En términos de PIB equivale al 1,11 por ciento, lo que representa un descenso de 0,35 puntos porcentuales respecto a julio de 2018. Esta reducción del déficit público se explica por un incremento de los recursos del cinco por ciento, muy superior al incremento de los gastos del 1,4 por ciento.

Excluyendo los intereses devengados se registra un superávit primario de 1.051 millones de euros, frente al déficit primario registrado de 2.127 millones en el mismo periodo de 2018.

En el primer semestre de 2019, la necesidad de financiación conjunta de la Administración Central, las comunidades y los Fondos de la Seguridad Social, asciende a 26.330 millones excluida la ayuda financiera. En términos de PIB, esta cifra equivale al 2,1 por ciento. Si se incluye en ambos periodos el saldo neto de la ayuda financiera, el déficit sería de 26.272 millones que representa el 2,09 por ciento del PIB.

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest