Conecta con nosotros

El folk más ‘ibérico’

El grupo musical Folk On Crest compone y adapta temas tradicionales para recuperar y exportar las raíces musicales fusionando el folclore de Castilla y León con diferentes ritmos y melodías

Publicado

el

Jesús Formigo / ICAL El grupo musical salmantino Folk on Crest, fusiona música y tradición con diferentes ritmos y melodías, para recuperar y mantener el folclore de Castilla y León

 

En el antiguo bar ‘Malabar’ de Salamanca se gestó todo. Allí se conocieron los cinco componentes del grupo musical Folk On Crest. Su inquietud e interés por la música y los estilos más tradicionales les llevaron a apostar por la fusión entre el folclore charro y la música asturiana, gallega o irlandesa. El actual guitarrista de la banda, Daniel González, trabajaba en el local y tal y como cuenta, en ese espacio se juntaron varios “músicos con alma” a los que les movía la misma pasión.

Comenzaron con unas sesiones en aquel bar y pronto elaboraron un repertorio de canciones para tocar. En 2007 grabaron su primera maqueta autoproducida con el nombre del grupo, que como dice Sergio Grande, era la música de “ese momento”, por lo que se dedicaban más a “estilos más nórdicos, atlántico, bretón o escocés, además de irlandés o charro”. Con el paso de los años ese repertorio se concretó en algo “con más fuerza”. Siempre “mirando hacia la música de lo nuestro, de Castilla y León”, apuntan. A esa música más tradicional se le dio “un aire más nórdico” pero remarcan que sin perder cada uno las influencias por sus gustos musicales.

Ya en 2011, salió su segundo disco ‘Calle de la botica’, que se centró en la música de Castilla y León “con alguna canción propia”, después en la grabación de ‘Lonxe’ se dio una evolución donde se apreciaba ya su propia sonoridad. En este disco además, contaron con la colaboración de artistas de primera línea como Quepa Junquera al acordeón, Javier Román ‘El niñu’ al violín o Rubén Bala “el asturiano más internacional”. El año pasado cumplieron su décimo aniversario con la grabación en directo de un disco recopilatorio, a diferencia de los otros hechos en estudio, en un concierto “redondo” como expresan. Fue en el Teatro Liceo de Salamanca y ha sido premiado incluso como Mejor Disco Folk 2019 en el Reino de León.

Y desde esos tímidos comienzos en el Malabar…hasta hoy. Los cinco miembros que ahora componen Folk On Crest muestran su satisfacción porque su música es distribuida a nivel nacional e internacional, por lo que se cumple así uno de sus objetivos, “exportar y hacer un poco más conocida” la música charra y de la meseta castellano leonesa.

 

Aire contemporáneo

El estilo de este grupo es un folk “ibérico de bellota”, bromean entre risas estos amigos, para referirse a la tierra charra, “con un aire contemporáneo y sin perder las raíces de Castilla”. Coincide que los cinco provienen de algún pueblo en el que la tradición oral marcó las generaciones para traspasar su legado cultural.

Dos salmantinos, un vallecano, otro asturiano y una gallega, hacen de “este Folk ibérico” un auténtico estilo musical “muy propio”. Dicen que en verano se consideran “profesionales”, porque como explica la vocalista, Yolanda Río, “nos lo tomamos muy en serio”, pero en invierno cada uno tiene su profesión. Tres de ellos son docentes, dos de música y uno de matemáticas, otro cocinero de sushi y uno operario. Asienten que es una mezcla y fusión “de lo mejor”. Y así, casi “por casualidad” congeniaron a la primera y adoptaron el nombre que les propuso un artista salmantino, Jean Claude Cubino, porque “tenían a su Ángela Channing particular” y de ahí, derivó el nombre ‘Folk On Crest’. Y es que desde el principio hubo “muy buena conexión y feeling humano” asegura Daniel González.

Con el tiempo han ido incorporando distintos instrumentos a sus composiciones, que le dan “una nueva sonoridad y un aire fresco al grupo”, dice Sergio Grande. Entre ellos están la guitarra, el pandero cuadrado, gaita asturiana y gallega, flautas irlandesas, violín, mandolina, pandereta o tamboril charro. Así es su música, aderezada con las mejores voces y sobre todo con mucha complicidad entre sus componentes.

 

Recuperar la tradición popular

El trabajo de esta banda se basa en escuchar canciones tradicionales, antologías, cancioneros, “de las que escuchan en los pueblos”, señalan…y son esos temas tradicionales los que llevan al grupo y muestran al resto para ver las posibilidades, añadiendo ritmos, acordes… incluso “alguna vez han cambiado un poco la letra original”, con una armonía más moderna y actual. En ese sentido, Rubén Pérez asegura que “es lo que va pidiendo”, pero todas “deben ser reconocibles”.

Buscan todo tipo de información sobre todos los temas versionados. Saben su procedencia, cuándo se tocaba o cómo y es por eso que las adaptaciones, como cuenta Loli, “tienen su sentido”. La esencia y la armonía “no son al azar”, puesto que todo está meditado y estudiado. Todos coinciden en que el folclore “no es una cosa muerta”, se está regenerando y creen que gusta a todas las generaciones.

Aunque reconocen que este tipo de “música de festivales” no es como en el norte de España, donde “la gente joven está acostumbrada a acudir a conciertos de Folk o Indie”, dicen que a sus conciertos va “un público distinto”, desde los más pequeños, gente joven, hasta los mayores, porque también “gusta escuchar lo tradicional”. Todos destacan la importancia de conocer “desde pequeños” las tradiciones que unen a las generaciones, porque “al final te identificas con ello”. Desde el sistema educativo, dicen que estos estilos y temas “tendrían que tener más peso”, aunque ya hay conciertos didácticos y se está comenzando a incluir en algunos temarios escolares. Quizá en las ciudades “los niños están más desconectados de lo tradicional” y según remarcan, “todos deberían conocerlo”.

En su caso, asienten que la variedad de cancioneros y ritmos “es muy rica”, entre las que destacan las jotas, picaos serranos…, y como fuente “es muy fecunda”, según relata Sergio, porque “hay mucho donde elegir y adaptarse”. El gusto personal “ya es otra cosa” y cada uno aporta su propia creatividad. Mientras conversan entre ellos, dicen echar de menos en Castilla y León “más cultura de festivales de música de este estilo”. Reconocen que el folclore quizá “ha estado durante unos años más apartado”. Por su parte, la vocalista del grupo cree que ahora “ha sido un resurgir”, también por parte de la gente joven con la “moda de lo rural y valorar lo antiguo”, donde también tiene su hueco la música.

 

Gira +10

Este verano Folk On Crest se encuentra ultimando la gira de su décimo aniversario. En el horno está ya su siguiente disco que se grabará en un estudio y después se presentará. Algunos de los temas ya están sonando en los conciertos para “rodarlos” y comprobar si al público le gustan. Les esperan varios conciertos seguidos en estas semanas, pero “están muy contentos”, por que explican que cuando se suben al escenario “se suben con pasión y profesionalidad”, y reafirma Sergio Grande, que “ya no somos aficionados”.

Cuando hablan de algunos de los temas tradicionales más demandados y curiosos, destacan la obra de ‘La Zorra’, que era una pieza tocada solo por mujeres en Peñaparda, en el suroeste de la provincia de Salamanca. Desde Folk On Crest han cambiado un poco el estribillo y en su versión la voz solista corresponde a un hombre, que repite la mujer y también implican al público. Sostienen que es un tema muy participativo, que siempre tocan en los conciertos porque “gusta mucho” y además, aúna Salamanca y Asturias.

En sus conciertos, Folk On Crest “se deja sentir”, y es que la palpitación de sus corazones, su manera de tocar, su frescura y profesionalidad hacen que se note “el buen rollo” dentro y fuera del escenario de estos cinco amigos. Con cerca de 5.000 discos vendidos y más de 100.000 descargas y escuchas online, esperan que “lo tradicional no caiga en el olvido” y se recuperen esas raíces a las que todos pertenecemos.

Lo + visto

Pin It on Pinterest