Conecta con nosotros

Detenidos tres búlgaros por trata de seres humanos sobre 13 víctimas, cuatro de ellos menores, que trabajaban sin contrato en Valladolid

Los investigados acompañaban a las víctimas a las entidades bancarias para abrir cuentas corrientes, las cuales controlaban

Publicado

el

 

Agentes de la Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Yagoda’, detuvieron a tres personas por trata de seres humanos sobre 13 víctimas, cuatro de ellos menores, que trabajaban sin contrato en Valladolid, según un comunicado de la benemérita.

De este modo, desarticuló un grupo criminal dedicado a la trata de seres humanos con fines de explotación laboral y contra los derechos de los trabajadores, gracias a la detención de tres súbditos búlgaros, de una misma familia y con edades comprendidas entre 32 y 64 años, que captaban a las víctimas en su mismo país y les obligaban en campañas agrícolas del sur de la provincia sin contrato,

Por el momento se ha identificado a 13 víctimas, nueve adultos y cuatro menores, que se encuentran bajo la tutela de los Servicios Sociales de la Junta por su situación de desamparo.

Las investigaciones realizadas por la Guardia Civil revelaron que las víctimas fueron reclutadas desde su país de origen, en Bulgaria, en entornos sociales extremadamente vulnerables, aprovechándose del deseo y esperanza de tener una vida con más oportunidades para mejorar. Por ello, les ofrecían unas condiciones de trabajo aparentemente muy atractivas en España, a través de un contrato de trabajo fijo.

El grupo criminal ofertaba empleos en campañas agrícolas, con una supuesta remuneración que sería acorde a su trabajo, y una alimentación y estancia dignas. Posteriormente eran trasladadas por desde el país búlgaro a Valladolid.

Una vez en España se dedicaban a labores agrícolas en la zona sur de la provincia. Cobraban por la realización de un trabajo diario o a través de empresas de servicios.

La Guardia Civil ha constatado que cuando eran contratados diariamente, carecían de contrato y desconocían la jornada que iban a realizar. Posteriormente no se les abonaba el total de la remuneración prometida.

Cuando eran contratados a través de una empresa de servicios, los ahora detenidos acompañaban personalmente a cada una de las victimas a entidades bancarias, para abrir una cuenta corriente, solicitando tarjetas y claves de internet que se apoderaban, para así cuando percibían la remuneración, éstos transferían lo cobrado a cuentas personales o realizaban un reintegro de las cuentas a través de los cajeros automáticos, dejándoles una cuantía mínima.

Además, les cobraban conceptos por el traslado desde su lugar de residencia hasta la explotación agrícola, por el alojamiento y la manutención o por distintas gestiones administrativas.

Las condiciones de trabajo detectadas por la Guardia Civil incluían jornadas laborales muy superiores a los estándares regulados (13-14 horas). Los trabajadores percibían una mínima cuantía y se alojaban en una vivienda de alquiler de uno de los detenidos en Tordesillas, el cual se encontraba en situación “totalmente insalubre y antihigiénica”.

Una vez que las víctimas finalizaban su jornada laboral, los captadores realizaban labores de control en los lugares donde pernoctaban.

Asimismo, la Guardia Civil, a principios de año, inició la campaña ‘Trabajo-forzoso’ contra la trata de seres humanos con fines de explotación laboral. Un proyecto que tiene por objetivo la prevención y la concienciación de la sociedad sobre esta “dura realidad” ante la que es necesario “fomentar la denuncia y mostrar una clara intolerancia”.

Por último, la benemérita recordó que las conductas en el ámbito laboral encaminadas a defraudar a la Seguridad Social “afectan al bienestar social, ya que fomentan la competencia desleal a través de la economía sumergida, estimulan la corrupción y atentan contra los derechos de los trabajadores. La U.O.P.J de la Guardia Civil de Valladolid instruyó las correspondientes diligencias remitidas al Juzgado de Guardia, junto con los detenidos.

Continuar leyendo

El incendio del Valle de Iruelas sigue activo aunque ya en nivel 0

Otro incendio en El Barraco provocado por rayos el pasado sábado está activo

Publicado

el

Atbrif / ICAL Incendio en el Valle de Iruelas (Ávila)

 

El incendio que afecta al Valle de Iruelas (Ávila), originado en la tarde del sábado en Sotillo de la Adrada por un rayo, continúa activo a estas horas, aunque ya en nivel 0 de peligrosidad, según el parte remitido por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

En las tareas de extinción participan un técnico; ocho agentes medioambientales; un helicóptero de El Barco de Ávila; tres cuadrillas de especialistas en la lucha contra incendios y 13 de tierra; y once autobombas.

Asimismo, el parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente indica que otro incendio provocado también por rayos el pasado sábado, en Las Cruceras, en El Barraco, también en Ávila, permanece activo y en nivel cero. Trabajan para apagar las llamas dos agentes medioambientales; una cuadrilla de especialistas y dos de tierra, y un helicóptero de Piedralaves.

Continuar leyendo

Veintitrés detenidos por tráfico de drogas y asesinato en Segovia, Miranda de Ebro y Leganés

Cinco personas están en prisión, uno de ellos como autor del asesinato en una localidad de Burgos

Publicado

el

Nacho Valverde / ICAL La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín Juárez(C); acompañada por la subdelegada del gobierno en Segovia, Lirio Martín(I); y el subdelegado del gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente(D)

 

La Guardia Civil de Segovia ha desarticulado una organización criminal, con la detención de 23 españoles, y la clausura de tres puntos de distribución y venta de droga, especialmente cocaína colombiana de gran pureza, que tenía su sede en Leganés (Madrid) y se extendía por Segovia y Miranda de Ebro (Burgos). En esta localidad burgalesa se produjo el asesinato de uno de los miembros de la banda a cargo de sus propios compañeros.

La subdelegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, destacó que en total, en la Operación Resurgir, se realizaron 13 registros domiciliarios con la incautación de cerca de 13 kilos de cocaína incautada de gran pureza, procedente de Colombia, con un valor aproximado de 760.000 euros; 48 gramos de anfetamina y dos de metanfetamina; varias dosis de hachís dispuesta para la venta; 7.000 euros en metálicos y cinco vehículos de gama media y alta en los 13 registros de Segovia, Madrid y Miranda de Ebro.

Mercedes Martín destacó que la coordinación e impulso de esta operación recayó en la Unidad Orgánica de la Policía Científica de la Guardia Civil de Segovia, con un trabajo que ha durado más de de cinco meses hasta dar por desarticulada completamente la organización criminal, desde la estructura encargada de realizar los contactos en Colombia; el encargado de importar la droga hasta introducirla en España, pasando por los encargados de manipular y cortar y “cocinar” la droga en un laboratorio, en una vivienda en Leganés (Madrid).

Los detenidos también forman parte de la organización que distribuía, en primera instancia la droga, en diferentes provincias, así como el último escalón encargado de la distribución al ‘menudeo’. En total, 23 españoles detenidos, 16 en Segovia y Madrid y 7 en Miranda de Ebro, según confirmó el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Segovia, José Luis Ramírez, de los que cinco están en prisión y el resto con medidas cautelares.

La investigación se inicia a principios de este año, al detectarse un aumento en la venta de sustancias estupefaciente, especialmente cocaína, en zonas de ocio y esparcimiento de la ciudad y de localidades próximas. La Guardia Civil de consiguió la identificación de varias personas vinculadas con una red de distribución de drogas, que tomaba muchas medidas de seguridad.

 

Esclarecimiento de un asesinato

En cuanto tuvieron “los indicios suficientes”, expuso la delegada del Gobierno en Castilla y León, de que era una organización de ámbito nacional se puso en conocimiento de la autoridad judicial. En medio de la investigación, en el mes de mayo, se produjo la comisión de un asesinato, con el hallazgo de un de un cuerpo, en la ribera del río, con evidencias de violencia, en la pedanía de Montallana, en las proximidades de Miranda de Ebro.

Esta circunstancia llevó una plena colaboración entre la Guardia Civil de Segovia y la Policía Nacional de Miranda de Ebro y Burgos para esclarecer este asesinato y demostrar su vinculación con la red organizada de tráfico de drogas. José Luis Ramírez explicó que la víctima era el encargado de la custodia de la droga en la localidad burgalesa y fue el móvil del crimen fue una pelea entre los miembros de la propia organización, como pudieron comprobar en las conversaciones de los teléfonos móviles.

El responsable de la Guardia Civil de Segovia detalló la crueldad de este suceso, ya que tras dispararle con un arma de fuego, que no pudo recuperar, “le dejaron morir durante muchas horas” y luego “lo llevaron al río”. El cuerpo apareció maniatado. Ramírez destacó la excelente colaboración entre las dos investigaciones para evitar cualquier filtración.

Un extremo que confirmó el comisario jefe provincial de Operaciones de la Policía Nacional en Burgos, Félix López Rivera, que sostuvo que la colaboración durante el operativo que culminó con la detención de siete personas en Miranda de Ebro, entre ellos, el presunto autor material del asesinato, ahora en prisión.

López Rivera argumentó que se extremó la cautela en la investigación, mientras que en Miranda, “una localidad pequeña”, corría la voz de que todo el mundo sabía quién era el asesino menos la Policía Nacional y la Guardia Civil, pero no era así, el objetivo de proceder así era no comprometer la operación antidroga iniciada en Segovia.

 

Extremas medidas de seguridad

José Luis Ramírez destacó las fuertes medidas que empleaban los miembros de la organización, se incrementaron a raíz del asesinato de Miranda, con el que “la última fase de la operación el trabajo fue tremendo”, teniendo que pedir todavía más efectivos de agentes para poder controlar a los miembros y lograr el objetivo de desarticular todos los escalones de la banda.

Ramírez comentó que extremaban las medidas en los desplazamientos y en sus medios de comunicarse, obligando a la Guardia Civil a “realizar un esfuerzo tecnológico” para emplear todos los medios para descifras sus métodos de ocultación de llamadas y el uso de plataformas de mensajerías. La banda también utilizada a menores de edad en los coches donde viajaba la droga para intentar despistar, usando un alto grado de sofisticación en el método de ocultamiento.

El teniente coronel jefe de la Guardia Civil de Segovia aseguró que conformen iban subiendo en el escalón de la organización criminal se iban encontrando con más dificultades.

 

Dos operativos coordinados

De forma paralela al esclarecimiento del asesinato, se daban pasos en el apartado de tráfico de drogas, confirmado el miembro de la organización que viajaba a Colombia y que iba a traer una importante cantidad de droga. El 24 de mayo, se localizó en el aeropuerto de Madrid a un viajero que llevaba oculta en dobles fondos de maletas, casi 11,4 kilos de extrema pureza.

El siguiente paso fue justo un mes después, con registros simultáneos en Madrid y Segovia, los días 24 y 25 junio, con una amplio y llamativo despliegue de medios en varios barrios de la capital. Mientras que en Leganés se detuvo a una persona en la vía pública y a otra en un domicilio, que era el laboratorio donde se cocinaba la droga para “multiplicar por dos, tres o cuatro”, señaló la delegada del Gobierno en Castilla y León.

Por su parte, José Luis Ramírez apuntó que los dos grandes operativos desarrollados en Segovia, con apenas unos días de diferencia, por Policía Nacional y Guardia Civil, formaban parte de la misma investigación, pero ambos Cuerpos de Seguridad llevaban sus investigaciones y controles de los puntos de distribución y venta.

Continuar leyendo

Con una caída del 12,3%

Castilla y León registra, una vez mas, la cifra de negocios en la industri más baja del país

Los pedidos industriales descienden un 11,5% respecto al año anterior, la tercera bajada más pronunciada, frente a un aumento nacional del 2,5%

Publicado

el

 

La cifra de negocios en la industria de Castilla y León cayó de nuevo en mayo un 12,3 por ciento (en abril había sido un 12,6) respecto al mismo mes del año anterior y se situó como la autonomía con un mayor descenso, mientras la media nacional registró un aumento del 0,8 por ciento. Así lo reflejan los datos que publica hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Índica de Cifra de Negocios en la Industria.

Los mayores crecimientos se produjeron en Murcia (7,7 por ciento), Asturias (4,1 por ciento), Madrid (4,4 por ciento) y Navarra (3,7 por ciento). Mientras tanto, los mayores descensos, junto a Castilla y León, se observaron en Baleares (-6,7 por ciento), Extremadura (-2,3 por ciento) y Andalucía (-0,8 por ciento).

Por otra parte, la entrada de pedidos en la industria de Castilla y León cayó en un 11,5 por ciento, el tercer mayor descenso en el conjunto del país, donde la media bajó un 2,5 por ciento. Donde más bajó fue en Andalucía, un 19,4 por ciento, y Asturias, con un 16,9. También lo hizo en otras ocho regiones y sólo se incrementó en seis autonomías.

Así, se elevó un 9,1 por ciento en Madrid, un 8,5 en Valencia, un ocho en Murcia, un 3,9 por ciento en Aragón, un 2,5 en Aragón y un 2,2 por ciento en País Vasco.

Continuar leyendo

Lo + visto

Pin It on Pinterest