Conecta con nosotros

Caso Sara- Los forenses que realizaron la autopsia confirman que la pequeña fue violada y sufrió una brutal paliza horas antes de morir

Los facultativos señalan que el fallecimiento se produjo por un traumatismo craneoencefálico

Publicado

el

 

Los médicos forenses que realizaron la autopsia al cadáver de Sara, confirmaron en la sesión de hoy del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Valladolid, que pocas horas antes de su muerte, la pequeña fue violada y sufrió una brutal paliza, dado que presentaba múltiples heridas y hematomas recientes por todo su cuerpo, además de tener una uña del pie arrancada.

Los facultativos también señalaron que Sara, que fue sujetada por el cuello y zarandeada, murió por un traumatismo craneoencefálico producido por violentos y repetidos golpes en la cabeza. Además, descartaron de forma categórica que un golpe que la niña había sufrido en la sien el 28 de julio, cinco días antes de su fallecimiento, tuviera algo que ver con el fatal desenlace.

En una larga declaración a puerta cerrada y en la que los médicos forenses se ayudaron de numerosas fotografías para explicar las lesiones que presenta el cuerpo de la pequeña, los facultativos también explicaron que también encontraron alrededor de la boca de Sara pequeñas heridas causadas por uñas y que suelen producir cuando el agresor intenta tapar la boca de la víctima.

Además, los forenses indicaron que la niña presentaba el síndrome del niño apaleado, dada la cantidad de hematomas y heridas que presentaba por todo el cuerpo, desde la cabeza hasta la manos y los pies, donde sufrió violentos pisotones y donde tenía heridas en casi todas la uñas y una arrancada, pasando por todas las extremidades. También encontraron en el cuello de la pequeña un hematoma que podía corresponder a un agarrón previo al zarandeo que sufrió, así como heridas sangrantes en los pulmones fruto de golpes en la espalda.

Los médicos también explicaron que encontraron heridas en la vagina y dos pequeñas fisuras en el ano fruto de un intento de penetración y explicaron que el hecho de que no se encontraran en el cuerpo de la pequeña ni restos de semen ni de ADN del acusado, responde a que no hubiera eyaculación o a que la agresión sexual fuera cometida con un objeto o con un dedo. A su vez, indicaron que también encontraron hematomas en la pelvis y en el abdomen que pudieron ser ocasionados en un intento de abrirla las piernas.

En sus explicaciones, que los medios de comunicación pudieron seguir gracias a una señal de audio, los forenses también indicaron que el traumatismo craneal fue provocado al golpear la cabeza de Sara con violencia contra algún objeto contundente y romo, o bien al recibir la pequeña un fuerte golpe, también con un objeto sin aristas.

 

Psicólogas

En la sesión de hoy también declararon como peritos dos psicólogas que mantuvieron entrevistas con los dos acusados y que coincidieron en señalar que ninguno de los dos presenta ningún tipo de enfermedad metal.

No obstante, sí presentaron a Roberto H.H. como una persona dominante, fría, controladora, egocéntrica, con nula sensibilidad y sin capacidad para soportar la frustración. En este sentido, una de las doctoras apuntó que en una ocasión el acusado le dijo que “si volviera a nacer haría exactamente lo mismo”.

Por su parte, respecto a Davinia, se refirieron a ella como una persona con una extrema dependencia de las personas con las que había mantenido relaciones sentimentales y que en todo momento intenta ofrecer una imagen mejorada de sí misma, dado el miedo que padece a ser rechazada. A su vez, también indicaron que una vez en la cárcel tuvo pensamientos suicidas al ver que sus amigos y su familia se habían olvidado de ella, por lo que tuvo que medicarse por una crisis ansioso-depresiva.

Además, también explicaron que Davinia, que durante su infancia sufrió malos tratos por parte de su padre y de su hermano, agresiones que también recayeron sobre su madre, siempre manifestó su inocencia y aseguró que “todo era una mala interpretación de los hechos”.

El juicio continuará mañana y el jueves con más pruebas periciales, por lo que el viernes podrían tener lugar los alegatos finales de las partes.

El incendio del Valle de Iruelas sigue activo aunque ya en nivel 0

Otro incendio en El Barraco provocado por rayos el pasado sábado está activo

Publicado

el

Atbrif / ICAL Incendio en el Valle de Iruelas (Ávila)

 

El incendio que afecta al Valle de Iruelas (Ávila), originado en la tarde del sábado en Sotillo de la Adrada por un rayo, continúa activo a estas horas, aunque ya en nivel 0 de peligrosidad, según el parte remitido por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

En las tareas de extinción participan un técnico; ocho agentes medioambientales; un helicóptero de El Barco de Ávila; tres cuadrillas de especialistas en la lucha contra incendios y 13 de tierra; y once autobombas.

Asimismo, el parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente indica que otro incendio provocado también por rayos el pasado sábado, en Las Cruceras, en El Barraco, también en Ávila, permanece activo y en nivel cero. Trabajan para apagar las llamas dos agentes medioambientales; una cuadrilla de especialistas y dos de tierra, y un helicóptero de Piedralaves.

Continuar leyendo

Veintitrés detenidos por tráfico de drogas y asesinato en Segovia, Miranda de Ebro y Leganés

Cinco personas están en prisión, uno de ellos como autor del asesinato en una localidad de Burgos

Publicado

el

Nacho Valverde / ICAL La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín Juárez(C); acompañada por la subdelegada del gobierno en Segovia, Lirio Martín(I); y el subdelegado del gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente(D)

 

La Guardia Civil de Segovia ha desarticulado una organización criminal, con la detención de 23 españoles, y la clausura de tres puntos de distribución y venta de droga, especialmente cocaína colombiana de gran pureza, que tenía su sede en Leganés (Madrid) y se extendía por Segovia y Miranda de Ebro (Burgos). En esta localidad burgalesa se produjo el asesinato de uno de los miembros de la banda a cargo de sus propios compañeros.

La subdelegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, destacó que en total, en la Operación Resurgir, se realizaron 13 registros domiciliarios con la incautación de cerca de 13 kilos de cocaína incautada de gran pureza, procedente de Colombia, con un valor aproximado de 760.000 euros; 48 gramos de anfetamina y dos de metanfetamina; varias dosis de hachís dispuesta para la venta; 7.000 euros en metálicos y cinco vehículos de gama media y alta en los 13 registros de Segovia, Madrid y Miranda de Ebro.

Mercedes Martín destacó que la coordinación e impulso de esta operación recayó en la Unidad Orgánica de la Policía Científica de la Guardia Civil de Segovia, con un trabajo que ha durado más de de cinco meses hasta dar por desarticulada completamente la organización criminal, desde la estructura encargada de realizar los contactos en Colombia; el encargado de importar la droga hasta introducirla en España, pasando por los encargados de manipular y cortar y “cocinar” la droga en un laboratorio, en una vivienda en Leganés (Madrid).

Los detenidos también forman parte de la organización que distribuía, en primera instancia la droga, en diferentes provincias, así como el último escalón encargado de la distribución al ‘menudeo’. En total, 23 españoles detenidos, 16 en Segovia y Madrid y 7 en Miranda de Ebro, según confirmó el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Segovia, José Luis Ramírez, de los que cinco están en prisión y el resto con medidas cautelares.

La investigación se inicia a principios de este año, al detectarse un aumento en la venta de sustancias estupefaciente, especialmente cocaína, en zonas de ocio y esparcimiento de la ciudad y de localidades próximas. La Guardia Civil de consiguió la identificación de varias personas vinculadas con una red de distribución de drogas, que tomaba muchas medidas de seguridad.

 

Esclarecimiento de un asesinato

En cuanto tuvieron “los indicios suficientes”, expuso la delegada del Gobierno en Castilla y León, de que era una organización de ámbito nacional se puso en conocimiento de la autoridad judicial. En medio de la investigación, en el mes de mayo, se produjo la comisión de un asesinato, con el hallazgo de un de un cuerpo, en la ribera del río, con evidencias de violencia, en la pedanía de Montallana, en las proximidades de Miranda de Ebro.

Esta circunstancia llevó una plena colaboración entre la Guardia Civil de Segovia y la Policía Nacional de Miranda de Ebro y Burgos para esclarecer este asesinato y demostrar su vinculación con la red organizada de tráfico de drogas. José Luis Ramírez explicó que la víctima era el encargado de la custodia de la droga en la localidad burgalesa y fue el móvil del crimen fue una pelea entre los miembros de la propia organización, como pudieron comprobar en las conversaciones de los teléfonos móviles.

El responsable de la Guardia Civil de Segovia detalló la crueldad de este suceso, ya que tras dispararle con un arma de fuego, que no pudo recuperar, “le dejaron morir durante muchas horas” y luego “lo llevaron al río”. El cuerpo apareció maniatado. Ramírez destacó la excelente colaboración entre las dos investigaciones para evitar cualquier filtración.

Un extremo que confirmó el comisario jefe provincial de Operaciones de la Policía Nacional en Burgos, Félix López Rivera, que sostuvo que la colaboración durante el operativo que culminó con la detención de siete personas en Miranda de Ebro, entre ellos, el presunto autor material del asesinato, ahora en prisión.

López Rivera argumentó que se extremó la cautela en la investigación, mientras que en Miranda, “una localidad pequeña”, corría la voz de que todo el mundo sabía quién era el asesino menos la Policía Nacional y la Guardia Civil, pero no era así, el objetivo de proceder así era no comprometer la operación antidroga iniciada en Segovia.

 

Extremas medidas de seguridad

José Luis Ramírez destacó las fuertes medidas que empleaban los miembros de la organización, se incrementaron a raíz del asesinato de Miranda, con el que “la última fase de la operación el trabajo fue tremendo”, teniendo que pedir todavía más efectivos de agentes para poder controlar a los miembros y lograr el objetivo de desarticular todos los escalones de la banda.

Ramírez comentó que extremaban las medidas en los desplazamientos y en sus medios de comunicarse, obligando a la Guardia Civil a “realizar un esfuerzo tecnológico” para emplear todos los medios para descifras sus métodos de ocultación de llamadas y el uso de plataformas de mensajerías. La banda también utilizada a menores de edad en los coches donde viajaba la droga para intentar despistar, usando un alto grado de sofisticación en el método de ocultamiento.

El teniente coronel jefe de la Guardia Civil de Segovia aseguró que conformen iban subiendo en el escalón de la organización criminal se iban encontrando con más dificultades.

 

Dos operativos coordinados

De forma paralela al esclarecimiento del asesinato, se daban pasos en el apartado de tráfico de drogas, confirmado el miembro de la organización que viajaba a Colombia y que iba a traer una importante cantidad de droga. El 24 de mayo, se localizó en el aeropuerto de Madrid a un viajero que llevaba oculta en dobles fondos de maletas, casi 11,4 kilos de extrema pureza.

El siguiente paso fue justo un mes después, con registros simultáneos en Madrid y Segovia, los días 24 y 25 junio, con una amplio y llamativo despliegue de medios en varios barrios de la capital. Mientras que en Leganés se detuvo a una persona en la vía pública y a otra en un domicilio, que era el laboratorio donde se cocinaba la droga para “multiplicar por dos, tres o cuatro”, señaló la delegada del Gobierno en Castilla y León.

Por su parte, José Luis Ramírez apuntó que los dos grandes operativos desarrollados en Segovia, con apenas unos días de diferencia, por Policía Nacional y Guardia Civil, formaban parte de la misma investigación, pero ambos Cuerpos de Seguridad llevaban sus investigaciones y controles de los puntos de distribución y venta.

Continuar leyendo

Con una caída del 12,3%

Castilla y León registra, una vez mas, la cifra de negocios en la industri más baja del país

Los pedidos industriales descienden un 11,5% respecto al año anterior, la tercera bajada más pronunciada, frente a un aumento nacional del 2,5%

Publicado

el

 

La cifra de negocios en la industria de Castilla y León cayó de nuevo en mayo un 12,3 por ciento (en abril había sido un 12,6) respecto al mismo mes del año anterior y se situó como la autonomía con un mayor descenso, mientras la media nacional registró un aumento del 0,8 por ciento. Así lo reflejan los datos que publica hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Índica de Cifra de Negocios en la Industria.

Los mayores crecimientos se produjeron en Murcia (7,7 por ciento), Asturias (4,1 por ciento), Madrid (4,4 por ciento) y Navarra (3,7 por ciento). Mientras tanto, los mayores descensos, junto a Castilla y León, se observaron en Baleares (-6,7 por ciento), Extremadura (-2,3 por ciento) y Andalucía (-0,8 por ciento).

Por otra parte, la entrada de pedidos en la industria de Castilla y León cayó en un 11,5 por ciento, el tercer mayor descenso en el conjunto del país, donde la media bajó un 2,5 por ciento. Donde más bajó fue en Andalucía, un 19,4 por ciento, y Asturias, con un 16,9. También lo hizo en otras ocho regiones y sólo se incrementó en seis autonomías.

Así, se elevó un 9,1 por ciento en Madrid, un 8,5 en Valencia, un ocho en Murcia, un 3,9 por ciento en Aragón, un 2,5 en Aragón y un 2,2 por ciento en País Vasco.

Continuar leyendo

Lo + visto

Pin It on Pinterest